PARA REFLEXIONAR!!!

Detalles
Publicado o Xoves, 22 Marzo 2018 08:54
Visitas: 395

Frank Martin, entrenador de baloncesto de la Universidad de Carolina del Sur, ofreció una rueda de prensa para enmarcar en la que quiso poner en relieve la mala conducta de algunos padres cuando sus hijos practican deporte y sus palabras se han convertido en un mensaje inspirador para todos.

Frank Martin denunció que algunos padres quieran ejercer de entrenadores, cuando en realidad no tienen ni idea, y se puso como ejemplo a él mismo cuando va a ver los partidos de sus hijos.

Aquí la transcripción del discurso de Frank Martin:

"Ya sé cómo va esto. Puede que sea el entrenador más histérico que hayáis visto cuando mi equipo está jugando. Pero si voy a ver jugar a mis hijos, no digo ni mu. No hago aspavientos, no intento entrenarles. Con todo el respeto para los padres, probablemente sé más sobre baloncesto que la gran mayoría de ellos. Pero me quedo sentado en la grada y no digo ni una palabra.

Pongamos que hay dos personas arbitrando un partido de chavales de 8 o 9 años un domingo por la mañana. ¿Cuánto pueden estar ganando? ¿20 dólares por partido? Yo lo hacía también. Cobraba unos 12 dólares por partidos de chavales de menos de 12 años. 15 con chavales de menos de 15 años. 17 con chavales de instituto. Así que un domingo por la mañana esas dos personas en vez de estar en la iglesia están ahí intentando ganar un par de dólares para pagar sus facturas, alimentar a su familia, ¿De verdad creéis que les importa que equipo de chavales gana? ¿De verdad creéis que están en el sofá de su casa diciendo 'Estoy deseando arbitrar ese partido mañana, no puedo esperar a humillar a ese chaval de 10 años delante de todo el mundo'? ¿En serio?

No le digo a mis hijos cómo tienen que jugar. ¿Sabéis lo que les digo? Les digo '¿Por qué me preguntáis a mí? Yo no os entreno. Hablad con vuestro entrenador. Y no le critiques delante de mí porque entonces ya no vas a jugar al baloncesto. ¿No entiendes por qué no habéis jugado mejor? Habla con él. No soy tu entrenador, soy tu padre. ¿Alguien te falta el respeto? Vale, aquí estoy. ¿Fracasas? Vale, voy a ayudarte a levantarte. Pero no vengas a hablar del entrenamiento. No voy a criticar a una persona que está intentando ayudarte.

¿Creéis que ganan algo pitando a los chavales? ¿Hay alguien que está dedicando su tiempo libre en un domingo casi gratis para ayudar a los hijos de otras personas y vamos a tener a los adultos en las gradas gritando obscenidades a los árbitros, criticando cada decisión del entrenador, gritando a los chavales... ¡Que tienen 10 años! Como si fueran LeBron James o Dwyane Wade jugando las Finales de la NBA".